fbpx

¿Qué es una vida ideal? La “psicóloga perroflauta” y el “joven banquero”.

¿Qué es una vida ideal? Esta pregunta no es sencilla y no puede tener una única respuesta, ya que para cada persona, una vida ideal tiene una forma y un color totalmente distinto.

Cómo cada persona llega a descubrir su vida ideal es un mundo a parte, y de ello hablaremos en otros artículos, y cómo mucha gente ni siquiera se molesta en hacer esta búsqueda es un tema triste y para mi, uno de los principales problemas de la sociedad y la economía moderna, pero de esto ya hablaremos en otro momento.

Este post va de las distintas vidas ideales que puede haber, y de cómo muchas veces juzgamos y valoramos las cosas con una visión limitada e imponiendo nuestras creencias.

Aquí no quiero enseñar nada, ni imponer ninguna forma de pensar que crea que es mejor, sino simplemente que pensemos en un tema que es importantísimo y que creo que como sociedad no lo tratamos correctamente.

Ojalá sirva para que todos reflexionemos un poco sobre ello…

¿Qué es una vida ideal? El caso de la “psicóloga perroflauta” y el “joven banquero”.

Ayer estaba por la noche tomando algo en un bar.

En la mesa que tenía al lado había dos parejas, de mediana edad, y no pude evitar escuchar una parte de una conversación que tenían ya que me interesó muchísimo, y me hizo ver como, gran parte de la sociedad, especialmente personas de más de 45-50 años (aunque esto se repite en cualquier grupo de edad), tienen clarísimo en su mente las diferencias que hay entre una persona a la que le va bien y una a la que no.

Pueden ser mejores o peores referencias, puedes estar de acuerdo o no, pero bajo su juzgo, estas líneas están muy claras y divide el mundo en dos.

Perdón, en primer lugar, por ser un poco cotilla y escuchar más de lo que debería, pero las reflexiones que hacían me parecieron súper interesantes, y además así puedo compartir mi opinión sobre ello.

La “psicóloga perro-flauta”. (no es una expresión que me guste mucho, pero hay que ser fiel a las fuentes)

Una de las parejas estaba hablando de sus dos sobrinos, un chico y una chica… y en primer lugar empezaron hablando de la vida de su sobrina.

El hombre estaba explicando a la otra pareja que de pequeña esta era una niña súper guapa, muy agradable, cariñosa, etc… ya os podéis hacer una idea, pero que ahora había cambiado mucho y que además, menudas pintas llevaba.

Se había puesto un septum (un aro en la nariz), se había tintado el pelo de morado, llevaba un lado rapado, se había ido a vivir con unos amigos… A lo que la mujer añadió:

“Que se ha vuelto una perro-flauta, vamos.”. (No quiero entrar a juzgar lo políticamente correcto o incorrecto de la expresión, pero todos la hemos escuchado alguna vez y sabemos a qué se refiere.)

Además, decían, que estaba estudiando psicología pero que a la vez estaba colaborando con otras “cosas raras de animales” y que a ver todo eso de que le iba a valer en la vida.

En conclusión, acabaron diciendo que qué lástima, que una chica tan mona y “de buena familia” estuviera tirando a la basura su vida de esa forma en vez de tener una “vida normal” y que por supuesto, a sus padres los tenía muy preocupados (y por lo que se ve a sus tíos también).

(Perdonad si me excedo con el uso de comillas, pero es que quiero que sea lo más fiel posible a las expresiones que utilizaban porque así creo que se entiende mejor.)

El joven banquero

Después pasaron a hablar de su sobrino… parece ser que hijo de los mismos padres, aunque igual ahí me equivoco, que tampoco les pedí que me explicasen el árbol genealógico familiar.

De este no dieron muchos datos de su infancia, al menos en lo que yo pude escuchar, pero acabaron diciendo que había estudiado ADE, estaba trabajando en un banco y ya vivía con la novia, es decir, que en teoría estaba teniendo la vida ideal que la sociedad supone que tiene que tener y que, por lo tanto, estaba teniendo éxito y tenía a la familia muy orgullosa.

Ahora bien…

¿Alguien se ha parado a preguntar a los dos sobrinos de estos señores si son felices o si están viviendo su vida ideal?

¿Estaría tu yo de 10 años orgulloso de la persona que eres ahora?
¿Lo estaría?

Y con esto no quiero decir que “la psicóloga perroflauta” sea más feliz que el “joven banquero” ni todo lo contrario.

No tengo más datos de ellos y habría que ver cada situación ya que pueden estar viviendo los dos la vida que desean o ninguno de ellos, pero lo que me sorprende es la facilidad que tenemos para juzgar la vida de otras personas.

Lo hacemos todos, yo soy el primero que lo he hecho alguna vez, y en rara ocasión tenemos conocimiento de por donde esta pasando la persona en cuestión y en todavía menos ocasiones lo hacemos para ayudarla, sino que normalmente es por chismorrear y hablar de algo.

Parece ser que todo lo que se sale de lo que nosotros consideramos normal ya es un fracaso, o al menos, se merece nuestra reprobación.

Además, es posible (y aquí ya empiezo a hacer conjeturas propias), que con este juicio constante, si (en este caso el chico) no tiene una personalidad fuerte, haya seguido invariablemente el camino que le han marcado en casa de: estudia una carrera con salidas, saca buenas notas, encuentra un trabajo en una gran empresa y que te hagan fijo, encuentra novia, vete a vivir con ella, cásate…

Y es probable (o no), que no le guste alguna de estas partes de su vida y que le hagan infeliz, y que siga, posiblemente toda su vida en esta infelicidad por no decepcionar en un primer momento a su familia, y después a lo que se supone que tiene que hacer en su vida y lo que la sociedad quiere de él.

Con todo esto no quiero juzgar ni mucho menos uno u otro comportamiento ya que cada persona es un mundo, tiene una casuística diferente y habría que verlo por separado, y yo no conozco más que una historia de 2 minutos que contaron sus tíos en un bar, pero quiero que nos sirva para reflexionar y para formularnos algunas preguntas sobre nuestra vida.

¿Qué es una vida ideal?

¿Estamos viviendo la vida que queremos o la que nuestro alrededor ha ido metiéndonos en la cabeza que es la correcta o por la que tenemos que pasar?

¿Cómo estamos educando a nuestros hijos, sobrinos, primos, etc.?

¿Les estamos enseñando a pensar por si mismos, a experimentar, a probar cosas y equivocarse y a saber crear su futuro o estamos induciéndolos de forma estricta a vivir la vida que nos hubiera gustado para nosotros?

¿Ya sabes qué hacer con tu vida? . Aquí te dejo un enlace a un post donde hablo sobre ello y en el que podrás encontrar información para dar los primeros pasos en este descubrimiento.

Es posible que nuestra vida ideal y la de ellos no sea la misma, principalmente porque somos personas distintas, estamos en épocas distintas y la situación en general ha cambiado muchísimo en los últimos 20 años.

Así que dejemos de juzgar de esta manera tan simplista a las personas, principalmente a las que podemos influir, ya que estos juicios pueden hacer que tomen decisiones que vayan en contra de su felicidad sólo por contentarnos a nosotros.

Cada uno tiene que vivir su propia vida, descubrir lo que le hace feliz e integrarlo en su día a día de la mejor forma posible.

Cada uno tendrá su trabajo ideal, sus hobbies, tendrá sus momentos en la vida y le gustará relacionarse con el resto de personas de uno u otro modo y los que estamos a su alrededor y en teoría los queremos y queremos lo mejor para ellos, estamos ahí para apoyar, ayudar e intervenir antes de que se vaya de las manos, pero no para vivir por ellos, ni para arreglarles la vida, ni para evitar algunos tropiezos, ya que todos aprendemos cayéndonos, aprendemos equivocándonos y los golpes nos espabilan, nos hacen formarnos como personas y nos ayudan a mejorar.

Así que, espero que “psicóloga perroflauta” y “joven banquero” sean felices, sus tíos también y que cada uno de los que lea esto haga todo lo posible por encontrar la felicidad dentro de su vida y ayudar a los de su alrededor a hacer lo mismo.

Y para ti ¿qué es una vida ideal?

Cuéntamelo en los comentarios y dime qué te parece la historia. Además, si identificas a alguien con sus personajes o te parece interesante compártela con todas las personas posibles para que podamos reflexionar todos sobre qué es una vida ideal y cómo juzgamos la vida de otras personas.

Un abrazo!

Ángel Segarra

Deja un comentario